Tapetes personalizados

 

 

El mundo de las alfombras es una industria que ha dado trabajo y con la que se han mantenido muchas familias a lo largo de la historia. Se han fabricado desde hace miles de años y existen algunas piezas que se conservan desde hace siglos y cuyo valor es incalculable.

 

Las alfombras persas han sido y aún siguen siendo muy famosas y de las más valoradas en el mercado de los artículos decorativos de lujo. Hay quien aspira a comprarse una pequeña pieza por el simple hecho de decir que tienen una alfombra de calidad. Otros esperan que les fabriquen sus tapetes personalizados como si fueran alfombras antiguas, imitando los dibujos que recuerdan a esas antiguas piezas de artesanía únicas e históricas.

 

Los métodos de fabricación en cadena han facilitado y reducido los costes de este tipo de productos, pero hoy siguen estando muy valoradas las alfombras de fibras naturales y que se tejen en telares manuales.

Pisos de hule

 

 

 Si bien fue Goodyear quien inventó la vulcanización del caucho y con eso consiguió obtener un material mucho más resistente, no fue este sino Dunlop quien inventó los primeros neumáticos, dando así a este material la importancia para la industria del automóvil que tiene hoy en día.

 

Los primeros “neumáticos” probablemente no puedan ser llamados así, por eso los llamaremos ruedas, ya que la palabra neumático tiene su raíz en la palabra griega pneuma, que hace referencia a la respiración y con lo que se refiere a algo relacionado con el aire, que es precisamente de lo que están llenos los neumáticos. Las primeras ruedas bien pudieran estar fabricadas en piedra, siendo estas muy pesadas y fáciles de romper. Después con la fabricación de ruedas de madera se consiguió agilizar el material, pero los neumáticos llevan un paso más al utilizar la dureza del caucho y aprovechar la ligereza que le da el aire que hay en su interior.

 

El caucho vulcanizado no solo se utiliza en los neumáticos, sino que entre otras cosas se usa para fabricar pisos de hule.

Piso de hule

 

Existen una gran cantidad de productos con los que podemos construir nuestros hogares, y una de las cosas a las que le damos mayor atención son los suelos. Por eso tenemos a nuestra disposición un número importante de empresas que se dedican a fabricar con distintos materiales todo tipo de baldosas, como las de cerámica o mármol.

 

Pero hoy en día los fabricantes de suelos hacen baldosas de otros materiales, como suele suceder con las moquetas o los suelos sintéticos de componentes vinílicos, lo que facilita mucho su instalación y arreglo en caso de deterioro.

 

Por ejemplo, supongamos que queremos poner nuestro piso de hule. Antes era necesario traer grandes rollos que se extendían de un lado a otro de la habitación. Hoy en día sin embargo este tipo de materiales se puede comprar en losetas de un tamaño muy manejable, que además nos permiten cambiar tan solo una si se raja o sufre algún otro deterioro, mientras que antes había que conformarse con que quedara como estaba o cambiar todo el rollo.

Piso de hule

 

 

Son las 8 de la noche. La señora de la casa está preparando la cena para acostar a los niños, que mañana tienen que levantarse temprano para ir al colegio. La abuela teje en su sillón una funda para los cojines. El perro está tumbado a los pies, calentándose con un trozo de manta vieja  qye le han echado en el piso de hule.

 

”Niños, a cenar”- Dice la madre mientras termina de colocar los últimos cubiertos sobre la mesa.

Los niños guardan todos sus juguetes en el baúl y se dirigen al baño para lavarse las manos. Están muy bien educados. Tras terminar la cena, llega papá, justo a tiempo para ayudar a acostarlos. La más pequeña corre a abrazarlo mientras él coloca su sombrero en el perchero de la entrada.

“¿Qué tal te ha ido, cariño?”- Pregunta su mujer al darle un beso.

 

Los dos progenitores suben a los niños al piso de arriba para contarles una historia con la que les dormirán.

Logo mats

 

 

 Gracias a las cadenas de producción y la fabricación de materiales sintéticos se han conseguido reducir sensiblemente los precios de los productos realizados con tejidos que antes solo se podían fabricar a mano y con tejidos naturales, como jerséis, alfombras, logo mats, etc.

 

Se han conseguido tejidos con las mismas características aislantes y de abrigo que la lana o el algodón, y a veces hasta se han obtenido tejidos mejorados.

 

Uno de estos tejidos es el tereflalato de polietileno, más conocido como PET, que además de utilizarse en la fabricación de botellas para bebidas y otro tipo de líquidos se recicla convirtiéndose en Poliester con el que se tejen prendas aislantes de buena calidad con unos precios asequibles, como forros polares, guantes, bufandas y gorros con los que abrigarse en invierno. Estos materiales han permitido a las personas con recursos limitados poder acceder a prendas de abrigo, impermeables y complementos en los que no tener que gastarse una pequeña fortuna.